Parto natural, en intimidad y calor

Parto natural, en intimidad y calor

Mi querida Fanny llegó anhelando un nacimiento diferente a su primera experiencia, quería más conexión, mas intimidad, así es que comenzamos a trabajar juntas. Junto a Orlando, que la apaño en sus locuras desde el inicio.

Deseaba una bonita experiencia y sanadora, este segundo bebe era muy esperada, la pequeña Luciana, venia a completar la familia, estaban ansiosos.

Venían de a poco las contracciones, pero nada seguro, de a poco su cuerpo se iba preparando para parir. Ese día me llama y me dice que ya había llegado el momento rápidamente, las contracciones llegaban cada 5 minutos, le dije que comenzara a prepararse, pero me avisa que ya están cada 3 minutos, le dije que apurara el paso, ya no había más tiempo que esperar en casa, en su parto anterior había avanzado rápido, entonces debíamos ser precavidas.

Llegó con 8 centímetros, wow! Perfecta, corrí a su encuentro, ellos estaban en la salita SAIP de la Clínica Madre e Hijo, estaban tranquilos, ella navegando las contracciones suaves que la acercaban a su Luciana, se veía en completo control de su cuerpo, pero parece que se relajó a mi llegada y al parecer esto se hizo mas intenso. En un momento me dice que ya on puede mas y pide ayuda, quería seguir de manera natural, pero necesitaba acelerar el proceso o de lo contrario corría riesgo de optar por la anestesia. Me miró y me dijo que prefería que le rompiera la bolsita, conversamos y acordamos hacerlo. En la siguiente contracción, lo hicimos, y que pasó: avanzo de inmediato, la dilatación avanzó y se completó rapidísimo, y al instante se puso a pujar con una fuerza irrefrenable, era inminente, Luciana nacería ya!

Nos preparamos y ella optó por la posición de 4 puntos, la hizo sentir cómoda, dijo que le era muy fácil pujar, era perfecta y ahí quedó instalada, segura y junto a Orlando, pujó un par de veces y me dice: Caro, ahí viene! Me preparo y suavemente nace, la recibimos con nuestras manos, la posamos sobre la colchoneta y Fanny mira asombrada, Luciana lista, llora suave, abre los ojos, se encuentran, y su madre la toma en sus manos, la abraza y lleva a su pecho, se funden cálidamente.

Bienvenida Luciana, felicidades a Fanny y Orlando, son tremendos.

WhatsApp chat